La arqueología desmiente el mito de los Hicsos

La palabra Hicsos es una versión helenizada del término egipcio hekah khasut que significa “gobernantes de tierras extranjeras”. Los Hicsos gobernaron la zona del delta durante más de 100 años estableciendo la Dinastía XV (1638-1530 a.C.) en el periodo que se denomina “el segundo período intermedio”, y hasta ahora, el historiador judío Flavio Josefo ha sido la fuente principal de todo lo que se sabía sobre los Hicsos. En uno de sus libros, Contra Apión, el historiador cita una narración de Manetón, sacerdote egipcio de época helenística, sobre la invasión de los Hicsos:

“…de repente, de las regiones del Oriente una oscura raza de invasores se puso en marcha contra nuestro país, seguro de la victoria. Habiendo derrotado a los regidores del país, quemaron despiadadamente nuestras ciudades.”

Josefo sigue explicando que, tras una larga opresión de la región del delta, una dinastía nativa que había seguido gobernando en el Alto Egipto (al sur) desde Tebas, venció a los invasores. Los Hicsos fueron expulsados de Egipto y regresaron al Levante, terminando en Judea, donde fundaron la ciudad de Jerusalén. Todo esto según el relato de Manetón.

Pero recientes descubrimientos arqueológicos confirman lo que se ya se llevaba sospechando durante un tiempo – que la invasión violenta de los Hicsos era una “fake news” (noticia falsa).

Después de cuatro décadas de excavaciones dirigidas por el arqueólogo austriaco Manfred Bietak en Tel el-Dab’a, la antigua ciudad Avaris que servía de capital para los Hicsos, no se ha detectado ningún tipo de rastros de destrucción que se pueda relacionar con el surgimiento de estos gobernantes extranjeros. Las señales de destrucción serían de esperar en el material arqueológico si realmente hubo una conquista violenta como la describe Josefo.

Lo que los arqueólogos sí hallaron fue indicios de sólidas influencias Levantinas hasta unos siglos anteriores al alzamiento de los Hicsos. A partir del 2000 a.C. la presencia de habitantes provenientes del Levante en la zona oriental del delta se manifiesta a través de nombres semitas, enterramientos, arquitectura, armas y otros artefactos.

Detalle de pintura mural de una delegación extranjera en la tumba de Khnumhotep II (aprox. 1900 a.C). En la imágen se puede leer “Abisha el Hicsos” en jeroglíficos. (Foto: Wikipedia)

Además, un equipo británico de la Universidad de Bournemouth dirigido por Chris Stantis, ha realizado un análisis de isótopos de estroncio al esmalte de los dientes de 75 humanos enterrados en Avaris durante el periodo de los Hicsos, pero también durante los tres siglos anteriores.

El cuerpo humano absorbe pequeñas cantidades de este metal a través de los alimentos, y reemplaza algunas partículas de calcio en los huesos y dientes. Pero como la cantidad del isótopo en la naturaleza varía de un lugar a otro, y como el esmalte humano se forma a los 3-8 años de edad, es posible determinar si un individuo pasó su niñez en un lugar o no, comparando la cantidad del isótopo del individuo con la de los huesos de animales locales.

El estudio reveló que un gran porcentaje de la población sí eran extranjeros que emigraron de una amplia variedad de otros lugares; sin embargo, este patrón era cierto tanto antes como durante el reinado de la dinastía Hicsos, lo que desmiente la teoría de una repentina invasión de este pueblo.

Por esto se ha llegado a la conclusión que los Hicsos llegaron al poder después de vivir en la zona del delta durante varias generaciones.

Por lo menos desde la época de Josefo se ha intentado relacionar a los Hicsos con los israelitas. Esto basándose en los supuestos orígenes comunes de los dos pueblos en Canaán, y en las similitudes entre los relatos; del ascenso al poder y posterior expulsión de los Hicsos, y las historias bíblicas en Génesis y Éxodo sobre los israelitas que se mudaron a Egipto hallando allí inicialmente prosperidad, pero que más tarde fueron esclavizados y obligados a huir bajo el mando de Moisés.

Sin embargo, hoy en día la mayoría no cree que haya una relación directa entre el alzamiento de los gobernantes Hicsos y los israelitas, a parte del hecho que ambos provenían de la misma zona del Medio Oriente.

¿Pero cómo responde el relato bíblico ante esta evidencia arqueológica?

El relato bíblico cuenta que el patriarca Abraham pasó unos años en Egipto huyendo una época de hambre en Canaán (Genesis 12:10-20), pero el clan israelita se mudó a Egipto después de que José subiera al poder llegando a ser el número dos del país. Estudiosos han querido identificar a José como Hicsos y situarlo en esta época. El argumento principal es que, ya que José ascendió a una alta posición, el faraón debía haber sido uno de sus compatriotas. Aceptando la fecha tardía del Éxodo (ver La datación del Éxodo – parte II) y sumándole los 400 años de la estancia en Egipto de los israelitas según Éxodo 12:40, una datación para José alrededor del 1650 a.C. sería perfecta para relacionarlo con los Hicsos.

Sin embargo, el texto bíblico ofrece varios detalles indicando que José se enfrentó a un faraón nativo egipcio (trataré este tema en otra entrada), y si aceptamos la fecha tradicional del Éxodo (ver La datación del Éxodo – parte III), sería más adecuado situar su llegada a Egipto en el siglo XIX a.C.

Entonces, ¿tuvieron los Hicsos algún papel en el relato bíblico, considerando que estarían presentes en el mismo periodo y lugar que los israelitas?

Éxodo 1:8 cuenta que “se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José”. La palabra qwm en hebreo, seguida por la preposición al significa normalmente un alzamiento antagónico (ver p.e. Deuteronomio 19:11), algo que encajaría bien con el ascenso al trono de los Hicsos u otros extranjeros. El rey de Éxodo 1:8 sería probablemente el primer faraón Hicsos que esclavizó a los israelitas.

Después de la expulsión de los Hicsos, los gobernantes de las Dinastía XVIII siguieron oprimiendo a los israelitas, entrando ya en la historia de Moisés.

¿Pero por qué no “escaparon” los israelitas junto con los Hicsos tras su expulsión? Si los gobernantes Hicsos fueron los responsables de la opresión de los israelitas, estos últimos no habrían tenido ningún interés en acompañarlos, y se habría hecho una clara distinción entre los Hicsos e israelitas, por parte de los egipcios. Siendo esclavos, quizás ni siquiera habrían tenido la opción de huir, permaneciendo en Egipto bajo el mismo estado de opresión bajo nuevos gobernantes.

Enlace para leer el articulo de referencia (en inglés):
https://www.haaretz.com/middle-east-news/.premium-new-find-the-hyksos-didn-t-invade-ancient-egypt-they-lived-there-1.8995876


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s